Cómo sería la vida si no sintiéramos dolor físico


Anuncios

CIPA (Congenital insensitivity to pain with anhidrosi – Insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis), es una rara enfermedad que hace que la persona enferma no sienta nada de dolor, una enfermedad peligrosa y de mucho cuidado

Anuncios

Que pasaría si te cortaran el brazo, te apuñalaran, te golperaran fuertemente la cabeza y no sintieras ni la más mínima sensación de dolor, podrías morir de una hemorragia interna sin darte cuenta y todo por no sentir dolor.

Anuncios

CIPA: Es una rara anomalía genético/hereditaria del sistema nervioso que produce una ausencia de la sensación dolorosa, calor, presión y frío. Una persona con CIPA no puede sentir dolor o diferenciar temperaturas extremas. Anhidrosis se refiere a que el cuerpo no suda, y por tanto no puede regular su temperatura; mientras que congénita significa que la enfermedad está presente desde el nacimiento.

Anuncios

A simple vista el diagnóstico es impactante, puedes tener la mano en el fuego o en un frío extremo y no sentirías nada, estarás vulnerabñle ya que el dolor funciona como alerta para evitar una situación peligrosa o como un aviso de que algo anda mal.
Los pacientes con este desorden son muy susceptibles a autolesionarse en zonas que normalmente estarían protegidas de las heridas por el solo hecho de sentir dolor.

Anuncios

Los principales efectos de este desorden son: carencia de cualquier sensación o dolor, lesiones en brazos, piernas y estructuras orales, fiebre en temporadas de calor debido a la incapacidad de sudar, retraso mental, infección y cicatrices en la lengua, labios y encías, infecciones crónicas de huesos y articulaciones, fracturas, cicatrices múltiples, osteomielitis y deformaciones articulares, que pueden llegar a necesitar amputación. Los pacientes con este desorden genético pueden no ser capaces de sentir un orgasmo físico.

Anuncios

Vivir con CIPA, es vivir sin la experiencia de poder sentir dolor, explican en Vivirconcipa. Y relatan las dificultades: “Cuando vivís con esta enfermedad y aprendés a caminar y andás sin ayuda, te golpeás tan fuerte y tan seguido en la cabeza y en las extremidades que terminás causándote muchas lesiones -desde moretones hasta fracturas-, sin darte cuenta de lo que sucede. No habrá llanto, ni dolor, ni te quejarás y lo seguirás haciendo casi a diario. Vivir con CIPA no te permitirá disfrutar de un día soleado, porque tu cuerpo se pondrá tan caliente que tendrás que suspender cualquier actividad para ducharte. Y la lista de situaciones diarias es muy extensa. Sólo cuando vivís con CIPA podés comprender lo necesario que son estas dos experiencias (el dolor y el sudar) en nuestras vidas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s