Estamos rodeados de espejos

No concebimos otra manera de llegar a la realización, sea personal, espiritual o social, si no es a través del sufrimiento. El sinsentido es sufrimiento.  

Oh, pero no nos gusta sufrir, se siente como la gravedad, inevitable. Necesitamos un propósito para no sufrir en el nihilismo.  

¿Pero cómo habremos de transitar por el accidentado mundo de la soledad?

¿Cómo confrontaremos nuestras sombras y vacíos personales? A veces logramos trascender, pero otras esperamos que alguien más lo haga por nosotros, para luego seguirle.

Por eso ponemos a mártires que sufran por nosotros. Un iluminado que venga en nombre de todos, y que su sangre corra en vez de la nuestra.

Que venga otro a sangrar por nuestros pecados.

Pero los malos líderes no son otra cosa que el producto de nuestra negligencia moral y espiritual.

Ellos también sangran, pero de una manera aún más terrible: su sangre es vacío de existencia. Dinero, poder, estatus, propiedades, reconocimiento social ¿cómo llenar un pozo sin fondo?

El político y el mártir son nuestros hijos, abortos de un colectivo descompuesto, no al revés.

Estamos rodeados de espejos.

¿A quién señalamos entonces?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s