Cada dios es personal: una conversación al filo de la crisis existencial

Anuncios

– Me parece algo más complicado que simplemente creer o no creer. Porque cuando crees estás dando por sentado que es algo que no conoces, y sin embargo has de tener fe en que existe.

Y yo no creo en él porque sé que es un hecho, así como yo no creo en ti, porque doy por hecho que estás contestándome, asimismo, no siento apropiada la pregunta de si creo en Dios porque es un hecho en carne viva.

Es como si me preguntaras si creo en el aire; quizá algún ser primitivo, ignorante aún de la existencia, podría tan sólo respirar e ignorar que existe algo llamado oxígeno. Quizá un día alguien llegue y diga que existe, pero no sería una invención sino un descubrimiento. Pero sólo el que respira podrá sentir y vibrar con el aire; realmente podrá saber lo que es el oxígeno.

Anuncios

E igual es una filosofía muy personal, y como escribí en un post reciente: ignoro si esté en lo correcto, sólo sé que es mía. Te la comparto porque me hiciste la pregunta.

Por cierto ¿cuál es tu filosofía? Acerca de Dios, la existencia o como quieras llamarlo.

– Me gusta llamarla Vida y Dios. Para mí Dios es la experiencia interna aquí adentro y también cada movimiento y no movimiento en la naturaleza, es lo más profundo del alma humana, lo vivo en mi respiración, siento que es la raíz y el sustento de todo lo que es, que es algo que siempre está ahí, y lo encuentro también en el otro. Me fascina conocer las mil formas en que la vida se muestra, creo que la diversidad es una de las riquezas y la forma preferida de Dios.

Anuncios

Y que Dios es aquello que rompe con todos los esquemas, que está en todo y que nada hay fuera de él.

– Qué bueno que mencionas lo de “todo”, porque he escuchado el discurso de: “Dios es el atardecer, la playa, las flores, etc, et.

– jajajaj Bien cursi.

Anuncios

-Pero ¿y las tempestades? ¿y los virus? ¿los parásitos? Y más aún, si consideramos que nuestro planeta es tan sólo una infinitesimal mota de polvo en toda la extensión del cosmos ( que no es una teoría sino un hecho, tanto en el sentido común, como en los cálculos matemáticos exactos, como en la Ecuación de Drake); y el hecho de que las religiones hablen sólo localmente, nos dice claramente que esos supuestos dioses no son sino exaltaciones del ego humano.

Si un verdadero Dios nos hablará, no hablaría de pueblos elegidos ni países o lugares terrestres, que son sólo parte de un pequeñísimo planeta como este, pues todo el cosmos es su creación.

Anuncios

– Cada pueblo es el elegido para su religión, y recuerdo el mensaje de Krishnamurti: cuando dices “soy musulmán, o “cristiano”, estás siendo violento, porque estás separándote de los demás.

Pero las religiones me llaman mucho la atención, me gusta ver las mil formas que tenemos los humanos para entender la divinidad y unirnos a ella.

-Sí, por supuesto, yo no digo que las religiones o cualquier creencia sea el problema, simplemente sostengo que no existe aquel o este camino exacto para encontrar la “divinidad”.

Anuncios

– Y también todos los juegos de poder, pero siempre pasa eso, los hombres estamos muy orientados al poder, es una trampa; y entonces todo lo puro lo tomamos para tener poder y ahí se corrompe todo.

Me encanta, ver que hay mil formas o ninguna también.

¿Y todo este tema del diablo o el mal?

– Sobre el diablo y el mal, qué te digo, si yo también se portarme mal y hacer diabluras jajaj

Anuncios

– De pronto veo personas muy “mundanas” “materiales” y digo: ¿qué pasa con esto?

Es que Dios se conoce a través de nosotros, es decir a través de sí mismo.

Es como si existiera Dios en mil pedacitos, conociéndose a sí mismo en este viaje, en la experiencia de la vida.

Anuncios

– El mal… a veces es imposible comprenderlo en escalas más cósmicas o existenciales, por eso yo recurro a los principios herméticos, como el que dice: como es arriba es abajo.

Suelo compararlo con el cáncer: el mal es una lucha constante de lo inexistente por existir. De lo que no es, queriendo ser. Así como el cáncer no puede existir si no se apodera de células vivas y sanas.

Anuncios

Asimismo, el ego humano, causante del mal, no puede existir sin antes apoderarse de nuestra conciencia, que es vida.

Me gusta mucho la analogía de las sombras que vemos en una fogata: parece que bailan y se mueven, pero son proyecciones de la llama. Las sombras sólo imitan el fuego. ( la oscuridad sólo es ausencia de luz; si no existiera la luz ¿existiría la oscuridad? )

– ¡Wow! Espera, tengo que releerlo.

Anuncios

Entiendo: el mal es lo no existente, queriendo existir a través de lo que existe, apoderándose, e imitando lo existente.

– O al menos es lo que yo he llegado a comprender, precisamente visualizándome a mí mismo y mi propio ego ( mis propias sombras que bailan y se mueven).

– Sigo reflexionando en esto, y seguramente en días me llegará el mensaje.

Anuncios

– Te llegará el wifi jajaj

– En ese sentido, quiere decir que “el mal es lo no existente”. “La sombra es la luz que no ves”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s