En dónde se esconden tus demonios

Anuncios
 

 En nuestras peores bajezas es donde las sombras de nuestro inconsciente se dejan ver.

Es como el dolor de una enfermedad: nos grita que tenemos que sanarla. Pero ay de aquel que esté enfermo y en su enfermedad no sienta dolor alguno.

 

 

La muerte le llegará sin ningún aviso. El pervertido y el desdichado conviven día a día con sus miserias, a un paso están de tomarlas por el cuello y aniquilarlas.

Aprender a mirar deben tan sólo. Mientras tanto el otro, el que se piensa sano, habrá de buscar a las sombras profundamente en las raíces de su ser.

Estarán ahí seguramente, riéndose en la oscuridad, hasta que la llama de la introspección les alumbre la cara. 056071efa7778758a349ba5a6b97491b

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s